Con el Congreso y los Tribunales, Lo Que Importa es Balance

Martes, Abril 12, 2011

Muchas decisiones del juzgado estos días están vistas por un filtro político.  Sin embargo, dice congresista anterior Lee Hamilton, “Con el Congreso y los Tribunales, Lo Que Importa es Balance.” 

Un año después del paso de la ley de reforma para asistencia sanitaria conocido como “La Ley de Asistencia Razonable,” su futuro legal esta desconocido.  Los jueces en cinco tribunales han deliberado sobre eso, dos se lo han declarado  inconstitucional y tres se lo han apoyado.  Estas decisiones subrayan las tensiones entre el Congreso y los tribunales que nuestro sistema de gobierno se crea.  
Los oponentes políticos de la ley de reforma de salud han sido rápidos para aprovecharse de fallos que están en contra.  Republicanos en el Congreso declararon que validaron su oposición, mientras varios gobernados anunciaron que iban para implementación de la ley en sus estados.  Partidarios de la reforma, en la otra mano, hacer nota que los dos fallos en contra vinieron de jueces quienes han sido nombrados por presidentes republicanos; las tres decisiones judiciales confirmando la ley, mientras, han venido de jueces nombrados por demócratas.  
Con la ley obviamente yendo por el Tribunal Supremo, partidistas en ambos lados han puesto atención que la mayoría del tribunal fue nombrado por republicanos y sugirieron que las reformas pueden estar enfrentadas con tiempos difíciles allá.  
En teoría, por supuesto, la política no debe ser importante.  Un principio cardenal del gobierno del sistema americano es un independiente, tribunal imparcial, y entre ambos políticos y ciudadanos comunes hay un entendimiento amplio que los tribunales tienen un rol central para jugar en los cheques y balances incluido en nuestro sistema constitucional.  
Pero eso no ha parado políticos y ciudadanos de reaccionar con atrocidad a las varias decisiones judiciales.  Las despedidas de los jueces del tribunal supremo del estado en Iowa quienes decidieron a favor de matrimonio homosexual; amenazas de muerte contra el Juez del Tribunal del E.U. Distrito John Roll – quien estuvo asesinado durando los tiros en enero en Tucson – para sus decisiones sobre las derechas de los emigrantes ilegales; enojo público sobre decisiones despenalizando sodomía, adelantando derechos civiles, apoyando derechos abortos, gobernando la exposición de los Diez Mandamientos en propiedad público; la cerca certeza que los nombrados del presidente al magistratura estaría apoyado por senados del otro partido cual se opone a esta o esa cosa en el pasado del candidato – todo esto demostré como la línea esta borrosa entre la judicial y el político.  
Esto puede ser porque algunos jueces provocan tanta animosidad.  Todavía recuerdo la campaña para el Congreso en el sur de Indiana y pasando anuncios mientras manejando en las carreteras rurales que dijeron, “Puesta en tela de juicio Earl Warren!” – mucho tiempo después de el Juez Mayor del Tribunal Supremo ha muerto.  Y hoy, el Congreso ha sido forzado a aumentar arreglos de seguridad para jueces federales, mientras tribunales están comenzando a parecer como casas fortificadas más que los tribunales de una democracia abierta.  
Muchas veces miembros del Congreso critica jueces “activistas” cuales ellos afirman desatiendan la ley en favor de sus preferencias políticas.  Cada sesión algún miembro seguramente propone legislación quitando los tribunales de su jurisdicción por una tema o otra tema, o amenazan a quitar fondos para los tribunales en retaliación para una decisión particularmente controversial.  Algunos quieren investigar o controlar los tribunales, mientras de vez en cuando, un movimiento serio comenzará para poner en tela de juicio un juez.  
Todavía muchas veces, la mayoría de estos pasos no van muy lejos.  Mientras nuestro sistema ha desarrollado, el poder del Congreso, el Presidente, y la magistratura tiene la intención para estar en cuidadoso equilibrio, y muchos observadores están conscientes de los riesgos si esa balanza está alterada.  
Este es como debe ser.  Como profesor de leyes para la Universidad de Indiana Charles Gardner Geyh discute en su libro crucial, Cuando los Tribunales y el Congreso se Chocan, con dos instituciones de tanto poder el sistema puede funcionar solamente cuando hay una balance entre ellos.  El Congreso necesita respectar la independencia judicial; los jueces necesitan quedar responsable para sus decisiones.  El público, por ahora, sigue teniendo confianza en la justicia e la imparcialidad de jueces.  El Congreso y los tribunales están ramas separadas del gobierno, pero son interdependientes, y es crucial que cada uno respecta los poderes principales del otro mientras ellos interactúan con cada uno.  Cada año traerá una nueva prueba de donde el balance debe ser – cual en una democracia viva como nuestros es exactamente como debe ser.